Saltar al contenido
Lo siento, no tiene los roles necesarios para acceder a este portlet
30.07.2019

MIEM realiza campaña de prevención de accidentes por uso de energéticos

 

El acceso a la energía es un derecho humano indispensable para que todas las personas puedan tener una vida digna.

Sin embargo, también es importante que todos y todas seamos responsables en su uso para evitar accidentes.

Bajo la campaña “Prevención en acción. La prevención empieza por vos”, el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) invita a los ciudadanos y ciudadanas a modificar algunos hábitos y brinda algunos consejos útiles para evitar incidentes.

 

 

 

  • Al usar estufas recordá apagarlas antes de irte a dormir o cuando salís. Además, tené en cuenta que es importante mantener una pequeña ventilación para renovar el aire.
  • No dejes ninguna de estas cosas cerca de las estufas de leña o de gas:
    • ropa
    • cortinas
    • aerosoles
    • pinturas
    • encendedores
  • Mantené limpia la chimenea y ductos de tu estufa a leña. Si se acumula hollín, hay riesgo de incendio y de ingreso de humo.
  • Utilizá chisperos para evitar accidentes en las estufas a leña de hogar abierto. De lo contrario las chispas pueden caer sobre alfombras, cortinas o sillones y generar un incendio. Recordá, también, que ese tipo de estufas no son eficientes energéticamente. Las estufas a leña cerradas o aires acondicionados clase A son opciones más convenientes.
  • Una buena instalación eléctrica previene accidentes. Si tenés dudas sobre su estado, hacé que un técnico especializado la revise y que se asegure de que está en buenas condiciones. Recordá no sobrecargarla.
  • Si sentís olor a gas cerrá la válvula y ventilá inmediatamente la habitación. Hasta que no esté ventilada correctamente, no enciendas fuego, electrodomésticos ni luces.
  • No calefacciones con equipos que no fueron diseñados para eso.
  • De ser posible instala las garrafas en espacios ventilados, lejos de fuentes de calor, sin que queden expuestas al sol y la lluvia.
  • No permitas que los niños jueguen con las llaves de los artefactos a gas, pues podrían dejarlas abiertas y ocasionar un accidente.

  • Vigila el color de la llama: la llama debe ser azul. Una llama amarillenta o que oscile es indicio de mala combustión.

  • Cuando te entreguen una garrafa de Supergas, asegúrate de que no esté dañada u oxidada y que el precinto de seguridad está debidamente adherido a la válvula del envase. De no ser así exijí que te cambien la garrafa.

  • Utiliza las garrafas solamente en posición vertical. Tanto envases como válvulas están diseñados para funcionar en esa posición.

  • Utiliza tubos flexibles certificados para uso de Supergas. Los mismos están adecuadamente identificados y su vida útil es de 5 años. NUNCA utilices mangueras de riego.

  • Para instalar una garrafa utilizá solamente las manos. No introduzcas objetos extraños en la válvula de cierre de la garrafa y evita golpes que puedan dañarla.

  • Al utilizar las hornallas de la cocina evita la incidencia de corrientes de aire que puedan apagar la llama de los quemadores y producir una fuga de gas.

  • Mientras no esté en uso la garrafa, se recomienda cerrar la válvula reguladora, especialmente antes de acostarse o cuando salga de su casa. Al dejar de usar de un año a otro la estufa, retira la válvula reguladora de la garrafa.

  • Antes de cambiar la garrafa de supergas, verificá que la llave de paso esté cerrada.

  • Controlá periódicamente el estado de los artefactos a gas, de los tubos flexibles y de las abrazaderas, prestando especial atención al contacto entre la manguera de gas y la parte trasera del horno. No coloques el tubo de modo que quede directamente expuesto al calor del aparato.

  • Para chequear posibles pérdidas, utiliza agua jabonosa, cubriendo la posible zona de fuga de gas. Si se generan burbujas es porque existe una pérdida. NUNCA use encendedores exacto de la fuga de gas.

Acceda al material audiovisual elaborado en el marco del Programa Canasta de Servicios sobre uso seguro de supergas.