Skip to Content

Empresa de Servicios Energéticos – ESCO

El Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), a través de la Dirección Nacional de Energía (DNE), lleva el registro de empresas de servicios  energéticos (ESCO, por sus siglas en inglés), con el objetivo de brindar información a los usuarios sobre las empresas existentes en el mercado que brindan servicios de asesoramiento en materia de eficiencia energética.

¿Qué es una ESCO?

Una ESCO es una empresa[1] con capacidad técnica para desarrollar proyectos de eficiencia energética de acuerdo a la definición dada por la Ley Nº 18.597 de Uso eficiente de la energía[2], abarcando las etapas de:

  • Diagnóstico y cálculo de línea de base.
  • Propuesta de diferentes medidas a implementar (selección del equipamiento, búsqueda de proveedores, minimización de costos, etc.).
  • Asesoramiento financiero (toma de préstamos locales o internacionales, mecanismos de promoción gubernamentales, fondos no reembolsables, cálculos de retornos, etc.).
  • Implementación de las medidas (o supervisión de la implementación en caso de la tercerización).
  • Medición y verificación de resultados (ahorros energéticos y económicos).
  • Seguimiento y garantía de las medidas implementadas.

Complementariamente con lo anterior también podrían:

  • Financiar (total o parcialmente) la implementación de las medidas de eficiencia energética mediante contratos de desempeño, de ahorros garantizados, etc.
  • Contar con un Agente Certificador propio para implementar el Protocolo Internacional de Medida y Verificación de Ahorros (IPMVP).
  • Tener un equipo multidisciplinario tal de abarcar múltiples fuentes energéticas y múltiples usos de la energía.
  • Asesoramiento legal en donde corresponda.

 

 

[1] Incluye unipersonales y consultores independientes.

[2] Se entiende por uso eficiente de la energía, a todos los cambios que resulten en una disminución económicamente conveniente de la cantidad de energía necesaria para producir una unidad de producto o para satisfacer los requerimientos energéticos de los servicios que requieren las personas, asegurando un igual o superior nivel de calidad y una disminución de los impactos ambientales negativos cuyo alcance abarca la generación, transmisión, distribución y consumo de energía. Asimismo se comprende dentro del concepto de uso eficiente de energía la sustitución en el uso final por parte de los usuarios de energía de las fuentes energéticas tradicionales, por fuentes de energía renovables no convencionales que permitan la diversificación de la matriz energética y la reducción de emisiones de gases contaminantes.